Sitges
Alojamiento Comer Ocio Comercios Servicios Entidades Anúncio Gratis
Inicio > Sitges > Patrimonio

Museu Romàntic. Casa Llopis

Museu Romàntic. Casa Llopis Sitges, Museu Romàntic. Casa Llopis Museu Romàntic. Casa Llopis en Sitges

Museu Romàntic. Casa Llopis

el Museu Romàntic se da la peculiaridad de que el continente de la colección museística es en sí mismo parte del contenido de su exposición. Su finalidad es evocar al visitante el ambiente y la vida del siglo XIX.
Can Llopis es un edificio neoclásico que, exteriormente, destaca por su sobriedad. Sin embargo, su interior ofrece al visitante un recorrido completo por las formas de vida cotidianas de la sociedad acomodada sitgetana del siglo XIX.
En cuanto a su mobiliario, predominan los estilos imperio, fernandino e isabelino. Se identifican piezas de inspiración clásica, sin curvas y con aplicaciones de metal, y otros de estilo romántico y aburguesado que destacan, por el contrario, por la preferencia hacia las líneas curvadas.
En general, la ambientación de las dependencias se ha mantenido con todo cuidado los detalles, tales como la presencia de las lámparas de aceite -único sistema de iluminación de la época-. A lo largo del recorrido se ilustra también la evolución de la luz doméstica a lo largo del siglo XIX, con la incorporación de candeleros, arañas de velas y alumbrado de gas. Por otra parte, y como era habitual en los hogares burgueses del momento, Can Llopis permite apreciar un buen repertorio de objetos domésticos y decorativos de las procedencias más diversas. La colección cuenta con un total de 2.500 objetos, entre los que destacan cristales de Murano, porcelanas de Sajonia, cristal de Bohemia y de La Granja, relojes, cortinajes y Damasco, autómatas y juguetes, instrumentos musicales, libros y cartas, y un largo etcétera. Buena parte de las salas del primer piso albergan la colección de muñecas y juguetes del artista y escritora Lola Anglada, que fue cedida a la Diputación de Barcelona en 1961, momento en que ya se instaló en el Museo Romántico. La colección reúne más de 1.300 piezas originarias de varios países. La pieza más antigua está fechada en el siglo XVII, mientras que la mayor parte de las piezas son de los siglos XVIII y XIX. Se identifican muñecas de madera, de papel maché, de porcelanas y otros que incorporan mecanismos y están dotadas de música y movimiento. Esta colección intenta recuperar, a través de las muñecas, las formas de vida, los vestidos y las actitudes perdidas del siglo XIX, y lo hace con un afán claramente sentimental; no se trata, pues, de una serie creada con el objetivo de buscar ejemplares excepcionales o piezas únicas.
Observaciones: El Consorcio del Patrimonio de Sitges está integrado por el Ayuntamiento de Sitges y por la Diputación de Barcelona y es el organismo que gestiona el Museo del Cau Ferrat, el Museo Maricel y el Museo Romántico.


Historia:

En 1793, Josep Bonaventura Falç, descendiente de uno de los linajes sitgetans más conocidos, construyó su residencia fuera de la ciudad amurallada. La casa pasó a denominarse Can Llopis raíz del matrimonio del propietario con una hija de esta familia.
Con el paso del tiempo, el edificio acabó integrándose en el casco urbano de Sitges, siendo testigo de los acontecimientos que conforman la historia del siglo XIX, desde la invasión napoleónica hasta el impulso económico y cultural que supuso la vuelta de los llamados "americanos", sitgetans de origen que habían hecho fortuna mediante actividades comerciales y mercantiles con las colonias caribeñas. Uno de los principales representantes de la estirpe Llopis, Bernardí Llopis y Pujol, constituye un ejemplo paradigmático de la sociedad sitgetana de aquel momento. Nació en 1822 y se dedicó a la producción familiar de malvasía, jugando también un papel destacado en la vida pública de la ciudad, especialmente como miembro de la comisión que reclamaba la construcción del ferrocarril. El último miembro de la familia, Manuel Llopis y Casadas, dio la casa solariega a la Generalidad de Cataluña en 1935. Tal y como sucedió con otros proyectos culturales, la Guerra Civil interrumpió este proceso, que no se reanudará hasta 1943, momento en que el edificio pasó a manos de la Diputación Provincial de Barcelona. Entre 1946 y 1948 se llevaron a cabo diversas obras de restauración bajo la dirección del Dr. Alberto del Castillo, responsable también de la instalación del museo que fue inaugurado el 12 de marzo de 1949 y que ocupaba inicialmente la planta noble del edificio.
Un año después, el recorrido museístico se amplió en la planta baja del inmueble, donde se instalaron tres salas más abiertas al público el mismo año 1950. En el año 1952 se remodeló el jardín y la bodega decimonónica que quedaron así incorporadas al circuito visitable y, finalmente, en 1955 se procedió a la presentación de la magnífica biblioteca de la planta baja. En 1960, el artista y escritora Lola Anglada dio a la Diputación Provincial de Barcelona su extraordinaria colección de muñecas antiguas que ella había ido reuniendo desde su infancia, con más de 400 piezas procedentes de diferentes épocas y países. La escritura de cesión se firmó en 1961 y se procedió a instalar la colección, de manera provisional, en una sala independiente del Museo Maricel, cedida por el Ayuntamiento de Sitges. Una vez habilitada la planta superior de Can Llopis, la colección ocupó su ubicación definitiva, inaugurada el 3 de julio del mismo 1961.


Autor Ficha: Núria Nolasco Azuaga

Información extraida de: Mapes de patrimoni cultural